jueves, 11 de junio de 2009

Lobos grises


Exposición «Lobos grises» en la costa

El Museo Militar acoge hasta el 30 de agosto una exposición sobre los submarinos alemanes de la Segunda Guerra Mundial y su vinculación con Galicia

Pasaron a la historia como lobos grises o manadas de lobos por su color y por sus tácticas de combate. Entre 1939 y 1945 llegaron a navegar 820 U-boot (Unterseeboot o, en castellano, barco submarino), de los que el 95% por ciento terminaron en el fondo del mar. Y parte de ellos se perdieron en las costas gallegas con 1.800 tripulantes.

Por este motivo, y coincidiendo con el 70.º aniversario del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el Museo Militar coruñés, su asociación de amigos y The Royal Green Jackets han organizado una exposición para recordar la vinculación que existió entre las tripulaciones de estas naves de la Kriegsmarine y Galicia.

José Navas Ramírez-Cruzado, coronel-director del Museo Militar, explicó ayer que esta iniciativa es «un paréntesis dentro de la celebración del bicentenario de la Guerra de la Independencia» e incidió en que la única finalidad de la muestra , al igual que el resto de exposiciones que acoge la entidad museística, es «sacar enseñanzas del pasado», una de las cuales podría ser «la tolerancia que muestra una gente que vive en esas condiciones en un submarino». También justificó la pertinencia de la exposición en que «muchos de los naufragios fueron en las costas gallegas», y consideró que la muestra constituirá «un atractivo» para el turismo.

El comisario de la exposición, Manuel Arenas, insistió también en la relación de los U-boot con Galicia. Así lo demuestran, por ejemplo, las fotos de marinos alemanes junto a españoles en los puertos gallegos que pueden verse en la exposición. Entre ellas, Arenas destaca varias contenidas en un álbum: «Es de un tripulante de un submarino, y en una se ve el puerto de Ferrol y otra fue tomada en Cartagena, seguramente», indica.

Pero hay más: maquetas, dioramas, uniformes, armas, publicaciones de la época y hasta piezas de las torres de Arneiro (parte de un sistema de posicionamiento por radio instalado en Lugo) completan esta exposición. En un rincón puede verse un coy sobre el que se han colocado piezas de pan, y a su alrededor, grandes latas de conservas y fruta. «Se trata de hacer ver en qué consistían las provisiones de un submarino y cómo se distribuían por el barco», explica Arenas. Y para dar más ambiente todavía, la luz de la sala simula la de un sumergible, y el sonido del sonar se repite a intervalos.

El horario de la exposición será de diez de la mañana a dos de la tarde y de cuatro a siete, y los domingos, solo por la mañana.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola:
No sé si la fotografía superior que muestra a un bombardero americano fue tomada en las costas gallegas, pero me hace recordar una anécdota que en una ocasión me contó mi tío. Entonces él tenía 12 años (en 1944), resulta que un amigo suyo, cuyo padre era pescador se había encontrado faenando por las costas, los restos de un bote salvavidas de goma con varios objetos. Ese amigo trajo para compartir con él, dos de estos objetos, uno era una lata de metal cuadrada de unos 30x30cm. que contenía víveres de supervivencia, en la lata figuraba LIFE BOAT, LIFE RAF, RATIONS, THE CHEMICAL SERVICE CO. BALTIMORE.
El otro objeto era una caja con pastillas redondas blancas de un fuerte sabor a leche concentrada. Posiblemente pertenecían a algún avión de los aliados que debió estrellarese por esa zona.

Agustin Ruzafa Almodovar dijo...

Hola anonimo, si la foto es en Galicia y es un avion americano que cayo en la playa de Traba en Laxe, encontaras el articulo en el blog.
Pues si, seguramente era de un avion britanico caido en nuestras costas, seria una maravilla que hoy se conservasen esas cosas. Un saludo y gracias